HARDWARE: Diseñando la máquina definitiva para DaVinci Resolve

11

En los últimos años la industria audiovisual ha visto cómo resoluciones y tamaños de archivos de vídeo son cada vez mayores. Obviamente esto tiene muchas cosas positivas, pero una que no lo es tanto es que cada vez son más difíciles de manejar por un ordenador convencional o incluso por un workstation con hardware algo obsoleto. Para poder afrontar con garantías un proyecto, como un largometraje, un documental o una serie episódica para una plataforma de streaming o televisión, además de un buen almacenamiento, también vamos a necesitar una máquina potente y con garantías. Plataformas como Netflix exigen, si queremos crear contenidos para ellos, que todo el material registrado sea en 4K o mayor resolución, amén de restringirlo a una selección de cámaras. No por grabar en 4K ya podemos crear contenidos para Netflix, pero bueno, esa es otra historia.

Así que para mover tamaños archivos cómodamente vamos a necesitar una máquina potente, muy potente. Despues de muchas pruebas en diferentes equipos de diferentes fabricantes y viendo que nunca estábamos del todo contentos con los resultados, decidimos montar nuestra propia workstation para DaVinci Resolve. Esta guía pretende aclarar algunas dudas que hemos tenido muchos de nosotros, desde una perspectiva sencilla y global, sin entrar en tecnicismos complejos. También sirve para saber qué componentes elegir y lo más importante: ¿por qué?

Voy a intentar dar los componentes para montar 3 tipos de máquinas, con sus correspondientes presupuestos: una top (no lo mejor, se puede ir mas allá, pero eso dejémoslo para gente con el presupuesto de David Fincher) una workstation decente y una máquina prosumer que nos puede garantizar cierto rendimiento si somos hábiles con temas de caché y optimización de nuestros proyectos. Hay que aclarar que, excluyendo el Supermicro, del cual no puedo dar garantías de que funcione, las otras dos máquinas tienen componentes compatibles y se pueden hacer hackintosh, ya que sois muchos los que preguntáis por eso.

A continuación describo la composición de la máquina más potente que hemos montado, para posteriormente analizar algunos de sus componentes y por qué los he elegido. Para esta primera opción, con componentes profesionales en algunos casos no fáciles de encontrar, vamos a especificar en primer lugar un listado, con sus correspondientes links de compra o fabricante.

Primera opción: Dual Xeon con cuatro GPUs

Placa base Supermicro X10DRG-Q

2 Procesadores INTEL XEON BDW-EP 18C E5-2695V4 2.1G 45M 9.6GT QPI

8 Memorias HYNIX/SAMSUNG/MICRON 32GB DDR4-2400 2RX4 ECC LRDIMM

4 Tarjetas GPU NVIDIA GeForce GTX TITAN Xp 12GB GDDR5 PCIe 3.0

1 Disco NVMe Intel P3600 1.2TB, PCIe 3.0 x 4, MLC HHHL AIC 20nm 3DWPD

4 Disco SSD Intel DC S3610 Series SSDSC2BX012T401 1.2TB 2.5 inch SATA3

Chassis Supermicro 747TQ-R1620B

Placa base

Antes de hacer la compra de los componentes, hicimos un pre-diseño de cuántas GPUs debía tener la máquina, cuánta memoria RAM y qué tipo de procesadores iba a montar. Una vez tomadas esas decisiones fuimos por una de las partes más importantes de cualquier equipo: la placa base. Ahí es donde ensamblaremos cada uno de los componentes que conformarán nuestra workstation. Decidimos apostar por una Supermicro X10DRG-Q que sabíamos que iba a ser capaz  de soportar 4 GPUs, todas ellas a una tasa de16x, un doble procesador Xeon, una cantidad ingente de memoria RAM DDR4 y compatibilidad con Thunderbolt, que era lo que estaba en nuestros planes. Es importante recordar que no hay que tomarse a la ligera la compra de la placa base y conviene pensar en el futuro, por si queremos ampliar nuestra máquina, puesto que no es lo mismo cambiar unas memorias RAM que una placa madre. Con esto quiero decir que si hoy solo tenemos presupuesto para una GPU, pero nuestra idea es seguir sumando, hay que estar seguros de que nuestra placa base sea la adecuada.

Procesadores

Como procesadores elegimos dos Intel Xeon E5-2695V4 con 18 cores por procesador, 36 subprocesos y 44 PCI lanes, cada uno con una velocidad máxima del procesador de 3,30 GHz, lo que nos da un total de 72 hilos. Apostamos por estas CPUs porque dentro de nuestro presupuesto eran los que mayor cantidad de núcleos tenían. Tener un procesador con la mayor cantidad de cores posibles nos va a dar un mejor rendimiento con archivos muy complejos y comprimidos como los R3D (para los que nunca está de más una RED Rocket X), H.265 y también nos dará mejores tiempos de render. Otra ventaja de los procesadores Xeon, es que por su condición de server pueden estar trabajando sin descanso y sin apagarse durante toda su vida útil.

Tarjetas gráficas

Ahora viene una de mis partes preferidas, las GPU. ¿QUADRO? ¿GTX? ¿AMD VEGA?. Bueno, después de una buena recopilación de benchmark y de información al respecto, llegamos a la conclusión de que para nuestra máquina compraríamos 4 GTX TITAN Xp. Cada tarjeta cuenta con 12 Gb cada una y 3840 monstruosos CUDA cores. Hay que aclarar que muchos programas de posproducción no dan uso a la tecnología Multi-GPU, como por ejemplo Premiere, Avid o FCPX (salvo que trabajemos en un Mac Pro 2013). Casi siempre son los sistemas de Color Grading los que se aprovechan de esta tecnología, como Resolve, Baselight y Mistika por mencionar algunos. Otra cosa que hay que saber es que en Resolve la memoria VRAM no es sumatoria, a diferencia por ejemplo de cuando conectamos las tarjetas por SLI para juegos. Si compramos una tarjeta con 12GB de VRAM, por poner otra no sumaremos 24GB. Lo interesante de esto es que sí veremos incrementado nuestro poder de proceso de la imagen gracias a esa sumatoria de núcleos, no el doble literalmente, pero estaremos cerca. Resolve necesita comunicarse con las GPU por separado, soportando un máximo de 8 tarjetas.

Así que nada de puentes SLI, eso es para jugar a más FPS con mayor calidad de texturas y resolución. Otra cosa a tener en cuenta es que, si bien pueden ser de diferente ensamblador (EVGA, Gygabite), para poder hacer compatible la tecnología Multi-GPU sí deben ser el mismo modelo de placa, como en nuestro caso 4 TITAN Xp. También comento que hay modelos que son un poco más rápidos que otros. Si por ejemplo tenemos conectadas dos tarjetas gráficas del mismo modelo pero diferente ensamblador y una es más rapida que la otra, seremos siempre esclavos de la más lenta. Hay varios factores, pero uno determinante es que no solo Resolve, sino otras herramientas, parecen llevarse mejor con CUDA, que es tecnología de NVIDIA. De hecho hace unos años atrás Resolve solo era compatible con tarjetas gráficas NVIDIA que hacían uso de CUDA y con un mínimo para poder arrancar Resolve de 2 GB.  Esto no significa que las otras no funcionen o lo hagan mal ni muchísimo menos, nosotros fuimos a lo seguro siempre bajo nuestro criterio e impulsos, todo sea dicho. No nos decantamos por las QUADRO por una cuestión de costes/rendimiento y porque según varios tests que analizamos, tanto por prensa como por pruebas internas, preferimos comprar las TITAN Xp. Éste es un interesante artículo donde se explica la diferencia GTX vs QUADRO corriendo en Resolve.

RAM

La memoria RAM no es algo de lo que Resolve haga un uso masivo, 32 GB en una máquina estándar deberían ser suficientes, pero como no queríamos quedarnos cortos y es posible que algún proyecto demandara el uso de algún programa de composicón como Nuke, Fusion, After Effecs o algún programa de modelado 3D, llegamos a la conclusión de que, ya que estábamos, debíamos poner una memoria RAM acorde con la máquina. Así que apostamos por una bien rápida, 8 modulos de 32 Gb a 2400 Mhz DDR4 para un total de 256 GB. Este modelo de memoria RAM también está preparada para servidor y su coste es algo superior, pero nos aseguramos de que la máquina esté encendida toda su vida útil, sin que ningún componente se vea afectado por ello.

Almacenamiento

Para este apartado separaremos nuestros discos duros en tres secciones: Sistema, disco de caché y disco de media.

Para nuestro sistema vamos a necesitar un disco lo más rápido posible. Esto hará que el OS que elijamos vaya muy fluido y que además nuestras aplicaciones se abran casi al instante. Este disco no tiene que tener una gran capacidad de almacenamiento, puesto que solo va a llevar sistema y aplicaciones. Nosotros para el Supermicro elegimos un disco SSD de Intel de 1.2 TB con una lectura de 2600 Mb/s y una escritura de 1250 Mb/s.

El scratch disk o disco de caché será el disco donde irán a parar nuestro cache, stills y todas las galerías de Davinci Resolve. No esta de más también decir que cuanta mayor velocidad mejor será la escritura de nuestros cachés si es que lo necesitamos. Esto es realmente útil si trabajamos con archivos que nuestra máquina no es capaz de mover, o queremos ver nuestro proyecto de una pasada sin desagradables tirones y en tiempo real. También será el disco donde vaya a parar nuestra media optimizada si la generaramos. Yo particularmente y después de muchas pruebas, he llegado a dos conclusiones: la primera, que para editar es preferible crear una media optimizada, lo que sería un proxy interno por así decir, en un codec muy ligero como un Apple ProRes Proxy o LT, así nos aseguramos de que podremos llamar a nuestro archivo Proxy siempre que hubiera que hacer un ajuste de montaje de último momento. Y segundo, para etalonar, si en el peor de los panoramas nuestra máquina no puede con los brutos, hacer caching a un buen codec como Prores 4444 o DNXHR 444 para tener la mayor fidelidad posible con el archivo RAW y no tener pérdidas en la profundidad de bits. Es cierto que siempre podemos activar caché y ver los resultados de nuestro trabajo en los archivos RAW, pero mejor jugar sobre seguro y no vivir en un mar de dudas mientras hacemos el color de nuestro proyecto. Si hemos decidido que vamos a trabajar con el caché activado y con media RAW, sería conveniente dar una primera pasada a todos los clips del proyecto por la herramienta de Camera Raw, puesto que cualquier cambio que hagamos en los parámetros de esa herramienta, ya sea un cambio de ISO o un cambio de Tint, perderemos el caché ya escrito, para tener que escribir un caché nuevo, algo que nos podemos ahorrar si ya tenemos este dato. También perderemos nuestro caché si en el proyecto cambiamos la calidad del debayer, pero en este caso no perderemos el caché de un solo clip, sino de todos los clips de todos los timelines de nuestro proyecto. O sea, que si tenéis cita con el cliente en sala, no sería buen momento de ponerse a hacer experimentos con la calidad del debayer. Yo recomiendo dejar el debayering a la máxima calidad posible, dar un balance correcto a nuestros clips desde la herramienta de camera RAW y una vez hecho esto activar caché y ponernos a etalonar nuestro proyecto.

Este disco debería tener una buena relación rendimiento/capacidad, puesto que si cacheamos por ejemplo un 6K Dragón de RED en Prores 4444, imaginad el tamaño de nuestro caché según avanza el proyecto. Pongo este ejemplo porque solo en caché ayer di de baja 3.6 TB de un largometraje. Casi más que la media original, ya consolidada, evidentemente. Resolve también tiene una interesante opción que nos permite borrar los cachés no utilizados, así que recomiendo antes de empezar nuestras sesiones de color, dar una pasada para así tener nuestros discos siempre a punto y nuestros proyectos con los menores residuos posibles. Nosotros elegimos 4 discos también de Intel para hacer un RAID 5 y así convertirlo en un disco más veloz y fiable.

El disco que llamamos media será donde ingestaremos y mantendremos todo nuestro material bruto. Digamos que será nuestra biblioteca, en la que se encontrarán todos los archivos originales con los que vamos a trabajar. Así que cuanto más espacio tengamos, mejor. Para el disco de media nosotros contábamos ya con dos Stornex 5 de 130 Tb cada uno que tenemos conectados por fibra óptica, así que nos ahorramos en este apartado tener que comprar más discos.

Chasis

Para cerrar, literalmente, todos nuestros componentes, nos hacía falta una caja o gabinete lo suficientemente fresca y espaciosa donde meter el cableado y que no tenga problemas con las temperaturas. Elegimos la Super Chassis Supermicro 747TQ-R1620B, que además de permitirnos acomodarla como rack también tiene una poderosa fuente de poder de 1620 Wats.

Pruebas de rendimiento

Bueno, ahora que ya tenemos nuestra máquina ensamblada, vamos a hacer un par de benchmarks o tests de rendimiento, para ver cómo funciona nuestro monstruo. Las pruebas las vamos a hacer bajo Windows 8 profesional que es el OS que tenemos instalado por defecto, pero es probable que migremos a LINUX.

El primer Benchmark lo hicimos con el proyecto Resolve Candle. Para quien no lo conozca es un proyecto que se descarga de este sitio y consiste como he dicho en un DRP (DaVinci Resolve Project) que deberemos importar en nuestra ventana de proyectos, y en él veremos desde la pestaña de color una serie de nodos con operaciones complejas como reducción de ruido y calificadores con blur y podremos medir nuestra máquina en FPS. En nuestro caso los resultados fueron los siguientes:

  • 09 Blur Nodes – 24fps
  • 18 Blur Nodes – 24fps
  • 30 Blur Nodes – 24fps
  • 66 Blur Nodes – 24fps
  • ——
  • 01 TNR Node – 24fps
  • 02 TNR Nodes – 24fps
  • 04 TNR Nodes – 24fps
  • 06 TNR Nodes – 24fps

Algunos tests para comprobar la velocidad de renderizado con diferentes tipos de material:

  • ARRI RAW 2880×2160 a DNHHR444 1920×1080 = 136 FPS
  • R3D EPIC DRAGON  6144×3160 a DNXhr444 1920×1080 = 76 FPS
  • SONY RAW 4096×2160 a DNXHR444 1920×1080 = 87 FPS

¿Y esto qué quiere decir? Bueno, que nuestra máquina mueve con holgura cualquier instrucción que le demos. Ahora vamos a poner a prueba nuestra máquina con Luxmark, un Benchmark de OpenCL, que lo bueno que tiene es que nos va a hacer un análisis de todos los cores y de todos los GPU que tengamos instalados, a diferencia de otros tests que solo pueden medir un único GPU.

Ahora vamos a darle una pasada por Cinebench. Los que conozcáis Cinema 4D sabéis de qué va el asunto. Este test nos va a dar una puntuación de CPU y de una GPU bajo OpenGL.

 

Segunda opción: i9 con dos GPUs.

Los que hayáis entrado en los enlaces del Supermicro os habréis dado cuenta de que son componentes bastante caros y, entre pitos y flautas, la máquina se nos va a unos 30.000 euros del ala tranquilamente. Como casi nadie (entre los que me incluyo, la máquina la compró la empresa para la que trabajo) se puede permitir semejante gasto en un equipo, vamos a intentar crear una configuración que se adapte al bolsillo de un profesional de la posproducción y que nos dé un rendimiento más que aceptable. Configuraciones hay tantas como componentes, pero voy a ir con una configuración bastante seductora, que yo he pensado para mí mismo puesto que quiero hacer un upgrade de máquina.
En esta máquina vamos a dejar de lado los procesadores XEON, por un evidente ahorro de costes, y nos vamos a centrar en la nueva gama i9 serie X de intel, que si bien nunca se va a poder comparar con un doble procesador, va a ofrecer una performance más que competente en relación calidad/precio. La gama X de los procesadores Intel vendría a ser la gama intermedia entre los procesadores de consumo y los de servidor. Digamos que son la gama profesional de alto rendimiento de Intel, pero sin la necesidad de tenerlo encendido las 24 horas del día. Este tipo de procesadores está enfocado a la creación de contenidos, VR y juego profesional. Dicho esto, vamos allá.

Placa base

Como placa madre vamos a elegir la X299 AORUS Gaming 9 de Gygabite. Este placa soporta los chipsets X299 de la gama X de intel, ademas de darnos la capacidad de montar hasta 3 GPU y 128 Gb de Ram DDR , compatibilidad con Thunderbolt, USB 3.1 y unos componentes de audio de alta calidad entre otras muchas cosas. Además Gygabite siempre ha sido famosa entre los hackintosh, por algo será.

CPU

Como comento más arriba, nuestra máquina va a estar basada en un CPU Intel i9 X edition, y en este nicho hay varios chips. Yo voy a elegir el 7900X, porque en prestaciones/precio me parece el más equilibrado. Por 1.000 euros tenemos un procesador con 10 núcleos y 20 subprocesos, 44 PCI lanes y una velocidad de 4.30 Ghz, que me parece una salvajada. Por el doble de precio tenemos el 7980XE, un monstruo de 18/36 cores, el que se lo pueda permitir verá su rendimiento aumentado considerablemente. Pero como decía, con el 7900X vamos a estar muy bien y en posición de afrontar con garantías casi cualquier proyecto. Un punto importante y no mencionado, es el por qué de los PCI lanes. Cada GPU, para llegar a su rendimiento óptimo, debería trabajar a 16x. Si queremos montar 2 (lo mínimo recomendado para una performance de garantías) con un chip como un i7 cualquiera y luego una tarjeta de video como una Blackmagic Declink, estaremos poniendo en aprietos a nuestro CPU, además de que nuestras GPUs funcionarán a 8x, ya que lo procesadores de consumo solo tienen 16 PCI lanes. O sea, que si montamos un solo GPU, ésta ya estaría ocupando esos 16x. Si ponemos otra, ambas bajarán su rendimiento a 8x y ya tendremos cubiertos los 16x que nos da el CPU. Si añadimos una Blackmagic nuestra performance se verá afectada por el cuello de botella que generara la falta de de lanes.

Tarjetas gráficas

Para nuestra workstation vamos a montar dos GPU, en este caso vamos a elegir las GTX 1080Ti que con 11GB de VRAM y 3584 CUDA cores, que nos prometen un rendimiento de ensueño. Si queremos ahorrar un poquito , dos GTX 1080 a secas también nos van a rendir muy bien, con 8GB de VRAM y 2560 CUDA cores.

RAM

Con 32 GB de memoria RAM para Resolve deberían ser suficientes, pero si también vamos a usar la maquina para composición, cuanto más mejor. Yo voy a elegir 2 Corsair DDR4 de 16GB a 2400 Mhz, así si quiero ampliar la memoria ya tengo una buena base sin llenar los slots con mil modulos de RAM más pequeñas.

Almacenamiento

Como disco de sistema y aplicaciones nos decantamos por un Samsung M.2 de 250 GB con una tasa de lectura de 3200 MBs y 1500 MBs de escritura respectivamente. Esto hará que nuestras aplicaciones vuelen. Si queremos una máquina con Dual Boot, o sea, con dos sistemas operativos, (nuestra placa base nos permite instalar más de uno) podemos comprar un Disco M.2 por OS. Por ejemplo, tener una máquina con WINDOWS/MAC/LINUX. Esto es muy interesante y recomendable si nos lo podemos permitir, hay que recordar que Resolve en Windows y LINUX (solo la versión Advance con la consola grande lo permite en este caso) no exporta ProRes.

Como scratch disk optaremos por un SSD de 1TB también Samsung, con lecturas de hasta 560MB/s. Esto ayudará a cargar más rápido nuestras cachés y también, por qué no, puede ser nuestro disco donde apuntar nuestros exports y renders, siempre a sabiendas previo cálculo que no superarán la capacidad del disco.

Para nuestro almacenamiento del media es donde vamos a necesitar el storage de mayor tamaño, y sí chicos, aquí el tamaño importa… Yo personalmente recomiendo comprar lo más que se pueda para hacer un RAID 5 y así incrementar nuestra velocidad de lectura y escritura. Es preferible hacer la inversion inicial en un storage grande que luego ir ampliando poco a poco, y más si vamos a montar un RAID, porque más adelante nos puede traer ciertas complicaciones. Así que yo he elegido para mi RAID 4 discos de 8 TB Western Digital Black, que nos da un total de 32Tb que debería garantizar afrontar casi cualquier proyecto audiovisual, como un largo o un documental. Si hablamos de una serie episódica ya es otro cantar.

Fuente de alimentación

Aspecto también muy importante del que en la configuración del Supermicro no hemos tratado puesto que ya viene incluido en nuestro chasis. Antes de comprar la fuente de alimentación debemos pensar si en algún momento tenemos idea de expandir nuestra máquina o si tenemos la certeza de que nunca la vamos a ampliar. Yo soy partidario de tener márgenes, así que voy a elegir una fuente Seasonic modular 1200 W, por si en un futuro le insertásemos una GPU más al equipo. En cualquier caso, con una de 850W la actual configuración seria muy válida. En este enlace podemos calcular el consumo y la fuente de alimentación que vamos a necesitar para nuestros componentes.

Caja

Esto apartado es una cuestión de gustos. Habrá gente a la que le gusten los gabinetes sobrios, a otros a los que les gusten coloridos, etc. Lo que si tenemos que buscar es que sea un chasis espacioso por posibles expansiones y lo más fresco y ventilado posible. Yo voy a señalar este NZXT que me gusta a mi, pero insisto, esto es totalmente personal.

Para terminar hace falta comentar que faltarían algunos ventiladores que añadir, refrigeración líquida y las cosas que queramos ponerle de extra. Yo estoy dando la configuración de los componentes principales, que nos van a dar garantías. Por último hay que elegir el sistema operativo en el que queramos trabajar. Si alguno está interesado en montar un hackintosh en este enlace va a poder, con un poco de paciencia, lograr hacer correr Mac OS.

Salida de vídeo

Para poder monitorizar nuestra señal en un monitor de referencia, o monitor cliente, necesitaremos una placa de vídeo que nos asegure una señal limpia y lo más fiel posible. Ya que esta máquina está enfocada para trabajos de buena calidad en un entorno totalmente profesional, voy a elegir una Blackmagic 4K extreme. Además de tener varias entradas SDI/HDMI 2,0 y audio XLR, también es compatible con el espacio de color REC2020 y con las nuevas tecnologías HDR. Esta placa funciona de maravilla con Davinci Resolve puesto que pertenece al mismo fabricante y ecosistema, pero además funciona también con casi cualquier NLE como FCPX o AVID por ejemplo.

Tercera opción: i7 con una GPU.

Bueno, ahora vamos a intentar montar el sistema más humilde posible, pero que en rendimiento bruto sería muy similar a un Mac Pro 2013, al menos con DaVinci Resolve. Un Mac Pro tiene más ventajas que esta configuración solo por tener un Dual Xeon. Pero en potencia de GPU, que es lo que nos interesa para Resolve, va a andar muy cerca o incluso por encima.

Placa base

De nuevo vamos a elegir Gygabite, por un tema de compatibilidad con Mac Os. Esta placa, además de soportar varias GPU, tiene USB 3.1 y Thunderbolt 3. También es compatible con los SSD M.2, que son los discos que voy a recomendar siempre para el sistema.

Procesador

Aquí vamos a optar por la séptima generación de Intel Kaby Lake, un i7 7700K. La última letra nos indica que le podemos hacer overclocking (siempre bajo vuestra responsabilidad) a los 4.5 Gghz que nos ofrece el procesador, con 4 núcleos, 8 subprocesos y 16 PCI lanes.

Tarjeta gráfica

Aquí, si vuestro presupuesto lo permite, sin dudarlo id a por la GPU más potente posible. Recordad que la VRAM de las tarjetas no se suma, así que si compramos una con 4GB de VRAM seremos siempre esclavos de dicho tamaño de memoria. Una GTX 1080 o una nueva 1070Ti serían una buena opción, para más adelante si conseguimos algún ahorrillo ponerle otra al equipo.


RAM

Con esta configuración, al estar pensada como una máquina de inicio, siempre podemos ir ampliando poco a poco. Vamos a empezar con dos memorias de 8GB cada una también DDR4 a 2400Mhz. Con 16 GB cumplimos con lo recomendado por Blackmagic.

Almacenamiento

Como sistema y almacenamiento vamos a usar la misma configuración que en el equipo anterior, descartando el scratch disk, algo que no es del todo recomendable, pero estamos intentando ensamblar una máquina competente, que no nos deje tirados, por el menor precio posible. También vamos a hacer un RAID como disco de media usando el mismo modelo de discos con menor capacidad, dos de 4 TB nos daría 8TB, que nos permitirán un espacio más que correcto si sabemos gestionar bien el media.

Fuente de alimentación

Con 650W sería suficiente para alimentar el equipo, siempre y cuando no pensemos en una ampliación masiva, en cuyo caso deberíamos pensar en una fuente de 850W o superior. Pero como estamos en plan ahorro, yo he elegido esta EVGA modular de 650W.

Caja

Lo mismo que la máquina anterior, comprad el que os guste, yo voy a poner este Cooler Master que me genera simpatía, pero solo a modo ilustrativo.

Salida de vídeo

Como salida de video vamos a buscar el modelo mas económico de Blackmagic, pero no por ello corto en prestaciones. La Blackmagic Decklink mini monitor 4K nos asegura también REC 2020 y HDR por cada una de sus dos salida, una SDI y otra HDMI, una tarjeta que calidad precio es insuperable (gracias Blackmagic)

Ya con las tres máquinas diseñadas, o al menos con sus principales componentes, quisiera remarcar lo que he dicho al principio: esto no es una regla o patrón a seguir al 100%, componentes y fabricantes hay muchos y a lo mejor alguno de vosotros por presupuesto o por simpatía quiere cambiar los componentes de su configuración,  algo totalmente válido. Insisto, esta guía solo pretende dar una vista previa y despejar algunas dudas si las hubiese de los componentes más importantes. Y sobre todo, cubrir con garantías las necesidades de la maravilla de programa que es DaVinci Resolve.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Compartir

Acerca del autor

11 comentarios

  1. Juan Ugarriza el

    Se me ocurre que podríamos hacer el Candle test en nuestras máquinas para tener referencias. Empiezo yo.

    iMac 5K 2017 – i7 4.2Ghz 4 núcleos – Radeon Pro 580 8GB VRAM – 24 GB RAM – Davinci Resolve 14

    09 Blur Nodes – 24fps
    18 Blur Nodes – 21fps
    30 Blur Nodes – 13fps
    66 Blur Nodes – 06fps

    01 TNR Node – 24fps
    02 TNR Nodes – 24fps
    04 TNR Nodes – 13fps
    06 TNR Nodes – 09fps

  2. Sería interesante poder contar con pruebas de rendimiento de los equipos i7 e i9.

    Muchas gracias por la info!!!

  3. AMD Threadripper 1950x – Nvidia GTX1080 – 32 RAM – Davinci Resolve 14

    09 Blur Nodes – 24fps
    18 Blur Nodes – 24fps
    30 Blur Nodes – 24fps
    66 Blur Nodes – 13fps
    01 TNR Node – 24fps
    02 TNR Nodes – 24fps
    04 TNR Nodes – 24fps
    06 TNR Nodes – 17fps

  4. iMac 5K 2015 – i7 4Ghz – AMD Radeon R9 M395X 4096 MB – 24 GB RAM – Davinci Resolve 14

    9 Blur Nodes – 24fps
    18 Blur Nodes – 14fps
    30 Blur Nodes – 9fps
    66 Blur Nodes – 4fps

  5. iMac Late 2012 – i7 3,4 – NVIDIA GeForce GTX 680MX 2048 MB – 8GB RAM – DR 14

    09 Blur Nodes – 12 fps
    18 Blur Nodes – 7 fps
    30 Blur Nodes – 4 fps
    66 Blur Nodes – 2 fps

    01 TNR Node – 24fps
    02 TNR Nodes – 14fps
    04 TNR Nodes – 7fps
    06 TNR Nodes – 5fps

  6. Carles Francitorra el

    Que precios aproximados tendrían las configuraciones 2 y 3?
    En el caso de la tercera, propones un raid de dos discos, eso permitiría trabajar por ejemplo con media ProRess 4K 422?

  7. Wil E. Coyote el

    ¡Hola!

    Una curiosidad: ¿por qué no has tenido en cuenta los AMD Threadripper en ninguna de tus configuraciones? ¿Es solo por lo de la compatibilidad con los “hackintosh”?

    Lo digo porque los Threadripper actuales tienen 60 “lanes” PCI en cada chip, lo cual los hace bastante interesantes a la hora de montar más periféricos (GPUs, tarjetas Blackmagic, etc.), y en cuanto a rendimiento, ya hemos visto que no andan nada mal.

  8. Raúl Lavado verdú el

    Hola!
    He configurado las máquinas para que sean compatibles con hackintosh 100% como describo en el artículo . Todos los Mac usan CPU Intel, y con esta configuración nos aseguramos que el hack entienda como nativo el CPU. Si tu idea es correr Windows o Linux los AMD Threadripper como tú dices son una muy buena opción. Saludos.

  9. Wil E. Coyote el

    Gracias por tu respuesta. Una pregunta más, si me permites: ¿cómo harías las copias de seguridad del material en máquinas de este tipo? A mí siempre me pone muy nervioso tener un RAID en mi ordenador, por mucho que sea RAID 5, y ahora ya no es como en la época de las cintas, que ésta era el master y si fallaba el RAID recapturabas de ella. ¿Cómo gestionas la copia de seguridad de un RAID de 32 TB.?

    Gracias.

  10. Juan Ugarriza el

    Contesto yo a algunas:

    Lo del backup. Lo mejor calidad/precio que he encontrado es vía LAN en un NAS (Synology, QNAP) Copias automáticas y rápidas.

    Sobre precios, son componentes fáciles de encontrar online por lo que puedes hacerte una idea rápida en tiendas como Amazon.

    Sí, dos discos mecánicos en RAID 0 dan para mover cómodamente ProRes 422 4K.

Escribe una respuesta